Warren Buffett

Warren Buffett, el Oráculo de Omaha. Un poco de historia

Warren Buffet es uno de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes su fortuna fluctúa entre la segunda y la cuarta más grande del planeta, en algún momento, incluso, llegó a portar el primer puesto, por encima de Bill Gates y  Carlos Slim, sin embargo, esta situación no duró mucho tiempo.

Pero no importa el lugar que ocupe en la lista de los más opulentos, Warren Buffett tiene además una historia interesante. Nacido en Omaha, Nebraska, en los Estados Unidos, el 30 de agosto de 1930, a la escasa edad de 11 años hizo su primera inversión, con 120 dólares que había reunido vendiendo periódicos.

Buffett es un hombre aparentemente sencillo. No tiene chofer, ni guardaespaldas, conduce su propio vehículo, vive en la misma casa que compró al poco tiempo empezar su primer matrimonio en la década de los 50. No se codea habitualmente con políticos, ni artistas. Hace pocos años empezó una buena amistad con el también multimillonario Bill Gates, quien, dicho sea de paso, planeó que su entrevista con él, durara media hora, sin embargo, una vez que empezaron a conversar, Bill Gates quedó tan bien impresionado, que su conversación duró varias horas y hasta la fecha conservan una excelente amistad.

Warren Buffett hizo la donación más grande que ha recibido una fundación sin fines de lucro, esta consistió en 30.000 millones de dólares, nada menos que para la fundación de Bill y Melinda Gates.

Por más de cuarenta años las inversiones de Buffett han tenido rendimientos superiores al 20%, lo cual es muy superior al rendimiento de cualquiera de los índices de referencia de los Estados Unidos, el Dow Jones, el Standard & Poor o el Nasdaq. Esto se debe a que Warren Buffett tiene un sexto sentido que junto con múltiples análisis que realiza, le han permitido invertir en excelentes empresas, con gran solidez y magníficos resultados.

Es tal el éxito obtenido, que el solo hecho de que Buffett muestre interés por alguna acción específica y hacerlo público, es suficiente para que suba el precio de la misma. Es precisamente por ello que Warren Buffett se ha ganado el rimbombante título de “Oráculo de Omaha”.

La cartera de inversiones de Buffett cuenta con más de setenta empresas de muy diferentes giros, lo que significa que uno de los pilares de su estrategias de inversión es precisamente la diversificación. De manera que cuando algún sector se encuentra en dificultades económicas, siempre habrá otro u otros que tendrán buenos resultados.

Aun cuando de muchas de esas empresas, es el principal accionista, no convoca a juntas, ni reuniones, solo envía una carta una vez al año al CEO de las mismas donde les plantea los objetivos a alcanzar y no los vuelve a molestar en el resto del año. Todos ellos saben que solo tiene dos reglas que les ha transmitido, la primera es “Nunca deben perder dinero” y la segunda es “si algo falla volver a la regla número uno”.

 

Ejemplos de su cartera

Veamos algunos ejemplos de las empresas de las cuales Warren Buffett es portador de un buen porcentaje de acciones:

  • Coca – Cola, sector refrescos.
  • Wells Fargo, sector bancario.
  • Burlington Northern. Sector ferrocarriles.
  • American Express, sector bancario.
  • Procter & Gamble, sector mercancías generales.
  • Kraft Foods, sector alimentos.
  • International Business Machines, sector computación.
  • Walmart, sector comercio minorista.
  • Wesco Financial, sector bancario.
  • Johnson & Jhonson, sector mercancías generales.
  • Apple inc., sector computación.

Esta es solo una pequeña muestra, en la cual podemos ver que en efecto no hay un solo sector, sino muchos y son empresas todas ellas de reconocido prestigio y muy consolidadas. De hecho, otro de los puntos de la estrategia de inversión de Warren Buffet consiste en no dejarse llevar solo por los resultados del último ejercicio, sino por el promedio de los últimos cuatro o cinco ejercicios, lo cual nos dará una imagen mucho más real de la situación de la empresa y se podrá tomar una mejor decisión de inversión.

 

Algunos consejos

Mucho se ha escrito sobre Buffett, ya que es una persona muy respetada, tanto en su país, como en el resto del mundo, no solo por ser sumamente rico, sino por su calidad humana, su sencillez, humildad y la gran experiencia adquirida en sus 86 años de vida, tanto en el campo de las inversiones y los negocios, como en los aspectos de la vida en general.

En algunas, de las muchas entrevistas que le han hecho a lo largo de su vida, ha dado valiosos consejos, a continuación, presentamos algunos de ellos:

  • “Debemos invertir mucho tiempo, todos los días, en algo muy importante, pensar. Leer y pensar. Gracias a la lectura y la reflexión, tomaremos menos decisiones impulsivas que el resto de la gente. Guarda el teléfono, apaga el televisor y tómate un tiempo para pensar”.
  • “Durante muchos años, sesenta y seis, para ser exactos, he hecho muchas inversiones, sin embargo, son muchas más las veces que me han ofrecido acciones y he dicho que no”. Prueba de lo anterior es que su cartera de inversiones contiene menos de ochenta nombres. Él ha sabido ser muy selectivo y no tiene miedo a decir que no.
  • “Construir una buena reputación es algo que toma muchos años, pero destruirla, puede tomar solo unos minutos, si reflexionamos sobre esto, haremos las cosas de una manera más cauta y honesta”.
  • “Cuando decidimos hacer la compra de un artículo, debemos estar seguros de que, si lo necesitamos, porque cuando compramos cosas que no necesitamos, pronto terminaremos vendiendo las que si necesitamos”.
  • “Tanto en los negocios, como en la vida personal, elige socios o amistades que sean mejores que tú, aprovecha sus aportaciones”.
  • “No cabe duda que el dinero puede lograr muchas cosas, pero no puede influir en el número de personas que amas, ni en lo saludable que puedas estar”.
  • “Los humanos poseemos una característica perversa mediante la cual nos gusta hacer las cosas fáciles, difíciles.

Conclusión

Solamente ocho hombres son poseedores del 50% de la fortuna existente en el mundo y Warren Buffet es uno de ellos. Esto se dice fácil, pero pertenecer a este pequeño y selecto grupo, para ninguno de ellos ha sido sencillo y mantenerse además dentro de él, también es un gran mérito y digno de admiración.

Índices Bursátiles

¿Qué son los índices bursátiles?

 

Un índice bursátil es una media del precio de las acciones de un grupo de empresas. Este valor sirve para hacerse una idea rápida de como evoluciona ese conjunto de empresas, o de cómo ha evolucionado en un periodo de tiempo determinado. Por ejemplo, si queremos ver la evolución de las empresas más importantes de la Bolsa de Madrid podemos recurrir al IBEX 35, que es el índice bursátil que representa a las 35 empresas de mayor tamaño bursátil. El Dax 30 es el índice bursátil que referencia de la Bolsa de Fráncfort.

 

Tipos de Índices Bursátiles

 

Existe muchos tipos de índices bursátiles. Los más conocidos como el Dow Jones, el Ibex 35, el índice Nikkei, etc, son índices que representan la evolución del precio de las acciones de las empresas más grandes de sus respectivas bolsas. Pero es importante tener en cuenta que existen mucho tipos de índices que pueden representar un sector de la economía o una zona geográfica.

 

Índices Nacionales.

 

Los índices nacionales son los que agrupan a las acciones de las empresas más importantes, más grandes, de un mismo país. Normalmente están compuestos por empresas de distintos sectores como la banca, industria, comunicaciones, etc. El factor común que tienen es la nacionalidad de esas empresas. El valor de estos índices y su evolución suponen un indicador de la fortaleza de la economía de ese país. Algunos ejemplos son: El Ibex 35 (España), el FTSE (Reino Unido), NIKKEI (Japón).

 

 

Índices por Sectores.

 

Estos índices son los que están formados por grupos de empresas que pertenecen al mismo sector económico como banca o finanzas, industria, petróleo y energía,  construcción, etc.

Hay otros tipos de índices bursátiles (mundiales, de divisas, de materias primas), que conviene tener en cuenta dependiendo del tipo de inversor que seamos.

 

 

¿Para qué sirven los índices bursátiles?

 

Su principal función es dar una idea rápida de cómo evoluciona un sector concreto de empresas en el mercado bursátil.

Los índices sectoriales, por ejemplo, nos permiten comparar la evolución de un sector económico concreto con la evolución de la bolsa en su conjunto o comparar la evolución de dos sectores económicos. ¿Cómo ha evolucionado el mercado bursátil en los últimos tres años? ¿La cotización de los bancos es “mejor o peor” que la de las empresas de construcción, o las de telecomunicaciones? Los índices sectoriales nos permiten contestar a estas preguntas y nos dan información útil a la hora de tomar decisiones sobre nuestra estrategia de inversión.

Su valor también nos ayuda a comprobar lo acertadas o no que han sido nuestras decisiones en cuanto a inversión. Por ejemplo, si comparamos la evolución de nuestra cartera de valores en un año, y lo comparamos con cómo ha evolucionado el IBEX 35 (por ejemplo), nos podemos hacer una idea de si las acciones que componen nuestra cartera de inversión han sido más rentables que el conjunto de acciones de las empresas del IBEX. Esta información nos permite evaluar lo acertada o no que está siendo nuestra estrategia de inversión.

¿Es un buen momento para invertir en bolsa?

Al hacer esta pregunta, seguramente estamos pensando en los precios del petróleo, en la inestabilidad del Medio Oriente, en las locuras del dictador de Corea del Norte o en la incertidumbre que ha generado el recientemente nombrado presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Sin embargo, si analizamos el pasado en el entorno mundial, siempre ha habido algo que parece empañar el panorama y aun así, los resultados de las bolsas de valores siguen siendo positivos a largo plazo.

Es verdad que con frecuencia vemos que el principal índice bursátil tuvo una caída y en la prensa generalmente se hace más ruido cuando esto sucede que cuando hay un alza considerable.

La realidad de las cosas suele ser que, a pesar de las bajadas que se producen, si se tiene en cuenta el largo plazo, invertir en bolsa resultan con atractivos rendimientos, es por eso que hago hincapié en el tema del largo plazo.

Razones a favor de invertir en bolsa.

A continuación, plantearemos cinco argumentos por los que consideramos que sí es un buen momento para invertir en bolsa:

1) Rendimiento. Si revisamos los principales índices a nivel mundial, encontraremos que todos ganan por encima de la inflación de su país y por encima también del rendimiento del dinero, si ese dinero se tiene invertido en instrumentos bancarios de ahorro o renta fija.

2) Liquidez. Generalmente, las empresas con alto valor de capitalización, son muy demandadas en el mercado, esto permite que, si eres propietario de acciones de este tipo de empresas y requieres venderlas para hacerte de liquidez (recuperar el dinero que has invertido), lo puedes hacer muy fácilmente, sin las complicaciones que puede tener, por ejemplo, la venta de un inmueble, además, la venta del inmueble se tiene que hacer por el valor completo del mismo, en cambio las acciones, podemos decidir qué cantidad vender y qué cantidad conservar.

3) Facilidad. Hoy en día invertir en bolsa es sumamente sencillo, podemos hacerlo directamente por internet, en cuestión de segundos o bien a través de operadores de fondos o casas de bolsa, que además proporcionan asesoría sobre qué tipo de valores comprar o vender. Aunque esto puede ser un arma de doble filo, ya que esa misma facilidad nos puede hacer tomar decisiones impulsivas y poco meditadas. Para evitar esto es fundamental que elaboremos nuestra propia Estrategia de Inversión.

4) Diversificación. Como dice la sabiduría popular, nunca hay que poner todos los huevos en una sola cesta y esta es una recomendación que es fundamental cuando estamos pensando en invertir en bolsa. Si elegimos fondos de inversión, estos están muy estudiados y las empresas que los componen pertenecen a giros y sectores muy variados e incluso, muchos de ellos tienen también papeles de deuda gubernamental, ahora bien, si invertimos en acciones de manera directa, lo recomendable más frecuente por muchos asesores es elegir un 70% en valores de renta fija y 30% en valores de renta variable.

5) No se requiere una gran cantidad de dinero para invertir. A diferencia de lo que sucedía hasta hace pocos años, en que era necesario invertir fuertes cantidades de dinero para poder participar en bolsa, hoy la realidad es completamente diferente. Esto es otra ventaja que tiene la inversión en bolsa sobre la compra de inmuebles, en la que si se requiere de una fuerte cantidad para invertir.

Sin embargo, no todo ventajas a la hora de invertir en bolsa. Los anteriores argumentos pueden ser muy válidos para muchas personas, pero no para todas, por eso, también es importante valorar algunos contras que enumeramos a continuación.

 

Razones en contra de invertir en bolsa:

1) Riesgo. Invertir en bolsa supone un riesgo indiscutible. Existen fómulas y ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN que buscan minimizar ese riesgo, pero no existe la seguridad al 100 por 100. Rentabilidad y riesgo, riesgo y rentabilidad son los factores que uno debe tener en cuenta. Normalmente las inversiones más seguras son menos rentables, y las más rentables son más arriesgadas. Qué nivel de riesgo es aceptable es una decisión a la que cada inversor debe enfrentarse.

 

2) Plazo de tiempo. El tiempo es un factor determinante en la bolsa. A mayor plazo de inversión suele haber más seguridad. Aunque no es el único factor. Pero sí lo que queremos es un retorno de inversión rápido, quizás invertir en bolsa no sea la mejor opción. Ya que buscar ganancias rápidas hace que nos arriesguemos más de lo aconsejable. Normalmente para ver resultados satisfactorios en las inversiones en bolsa, debemos hacernos a la idea de que los frutos no llegarán pronto, salvo algunas excepciones, solo veremos resultados positivos si invertimos a mediano y largo plazo.

3) Esfuerzo añadido. Invertir en bolsa puede ser gratificante, pero también puede ser frustrante, no es un juego, como ya dijimos, se corre riesgo, es muy recomendable siempre estar asesorados por expertos y estar enterados de los acontecimientos del entorno para evitar sorpresas desagradables. Cualquier inversor, utilice la estrategia de inversión que utilice, necesita dedicar tiempo a estar informado sobre la actualidad, a formarse sobre FINANZAS PERSONALES, sobre economía, etc.

4) Fraudes. Otro punto sumamente importante es estar muy seguro de a quién le entregamos nuestro dinero cuando invertimos, tanto si lo hacemos por internet, tener cuidado de no caer en páginas apócrifas, especialmente dedicadas al fraude cibernético o si es con un operador de valores, que sea una empresa reconocida, con experiencia, con inmuebles propios, que no sea probable que pueda desaparecer de la noche a la mañana. Hay que tener muy presente que existen chiriguitos financieros poco recomendables que conviene evitar.

 

Conclusión

Existen países desarrollados donde una gran parte de la población invierte en la bolsa de valores, en Estados Unidos, por ejemplo, el 65% de la población tiene algún tipo de inversión en bolsa, sin embargo, hay países en los que solo un 1 o 2% de la población lo hacen, sin embargo, la tendencia va al alza.

Independientemente de la incertidumbre, de las guerras, de las crisis, las bolsas se recuperan, por eso, no resulta conveniente tener prisas a la hora de invertir.

Los argumentos en contra que hemos planteado, son también muy válidos para muchas personas, algunas porque no les gusta correr riesgos, otras por miedo a los posibles fraudes y en muchos otros casos porque quieren ver resultados de manera inmediata, quién se encuentre en alguna de estas circunstancias, tal vez sea mejor que no lo intente.

Como en la mayoría de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida, existen pros y contras, ventajas e inconvenientes. Invertir o no hacerlo es una elección personal que depende de muchas circunstancias. No es recomendable que sea un decisión tomada a la ligera.

Estrategias de Inversión

Una tarea imprescindible de que todo inversor debe realizar antes de empezar a invertir en el mercado bursátil es definir su propia Estrategia de Inversión.

Existen infinidad de fórmulas para invertir nuestro dinero. En España tradicionalmente la forma de inversión más usada ha sido el ladrillo, comprar casas, pisos o plazas de garaje esperando que suban de precio y vender, o bien rentabilizar esa inversión a través del alquiler. Pero en los últimos años son cada vez más los que se interesan por el mundo de bolsa de valores a la hora de invertir sus ahorros. ¿Qué estrategias de inversión existen? y ¿cuál es la más recomendable?

Estrategias de inversión. Las tres formas de Invertir en Bolsa

Existen tres formas de invertir en bolsa básicamente. Especular, invertir a largo plazo, y el trading. Es importante conocer la diferencia entre las tres ya que dependiendo de nuestro perfil de inversión, será mejor optar por una u otra.

Invertir en bolsa – Especular. 

Consiste en comprar barato y vender caro. Así de simple y así de difícil. Esta forma de invertir en bolsa se basa en que la economía y los mercados bursátiles son cíclicos. Lo que significa que tienen épocas de subida, épocas de bajada y épocas de estancamiento. Si uno sabe identificar en qué momento del ciclo está la economía, es de esperar que sepa cuando comprar barato, es decir, cuando se está en la parte baja del ciclo, y cuándo vender caro, es decir, cuando el ciclo económico está alto.

Hay ciclos a corto plazo, ciclos económicos a medio plazo y ciclos a largo plazo. Quién sepa identificar en que momento del ciclo está la bolsa sabrá cuando entrar en bolsa (comprar), cuando salir de la bolsa (vender), o cuando mantener (esperar un buen momento para vender).

El comportamiento de los ciclos económicos está muy estudiado. Los inversores en bolsa que se dedican a la especulación tratan de identificar utilizando distintos métodos (análisis fundamental y análisis técnico) cómo va a ser el comportamiento futuro del precio de las acciones, y tratar de averiguar cuándo es el momento ideal de comprar y de vender. Se requieren altas dosis de paciencia y disciplina para especular, además de un buen control de las emociones.

Esta es la forma de invertir en bolsa más conocida por la mayoría de la gente porque es la que se ve en el cine y la televisión. Gente que compra acciones en el mercado bursátil, o empresas enteras, a un bajo precio y las vende cuando han subido de precio.

Invertir en bolsa – Trading. 

Consiste en comprar y vender en espacio de muy poco tiempo, normalmente en el mismo día, en pocas horas o minutos. Los trader normalmente toman posiciones (compran) a primera hora de la mañana con la idea de vender en cuanto puedan obtener un beneficio. Sus decisiones no se basan en el resultado de una empresa o la buena marcha de su negocio. Las decisiones de los traders se basan en los ciclos de subida y bajada de la bolsa.

El trading no es un sistema de inversión en bolsa propiamente dicho, consiste en especular pero a muy corto plazo. Compran y venden al lo largo del día varias veces con el objetivo de terminar el día con beneficios. Saben que en algunas operaciones van a perder, pero intentan que las ganancias superen a las pérdidas y de esta forma terminar el día en positivo.

Es un sistema de operar en bolsa muy exigente, requiere de una gran disciplina, mucho conocimiento técnico y de unos nervios de acero, ya que las emociones juegan un papel fundamental, especialmente el miedo y la ansiedad.

Las emociones juegan un papel muy importante en nuestras decisiones bursátiles, y en el trading mucho más.

Invertir en bolsa – A largo plazo. 

A esta estrategia de inversión se la conoce como Buy & hold (comprar y mantener). Consiste básicamente en invertir en empresas grandes y estables, con un buen margen de seguridad, competitivas y que ofrezcan un rendimiento por dividendo interesante.

La clave del éxito en la inversión a largo plazo está en hacer una correcta elección de las acciones en las que invertir, ya que los criterios para elegir una u otra empresa en que que invertir son diferentes dependiendo del tipo de estrategia que se utilice. En la inversión a largo plazo un criterio fundamental al elegir en qué empresa invertir es el dividendo, ya que el objetivo principal de está en llegar a vivir del dividendo… o casi. ¿Qué sectores son adecuados a la hora de invertir a largo plazo? ¿Qué empresas son ideales para invertir en bolsa a largo plazo? ¿Conviene diversificar? ¿Cuántas empresas debe formar mi cartera de valores? ¿Y en qué porcentaje? ¿Cuándo es conveniente vender?

Estas y otras preguntas son las que debe sopesar uno cuando se plantea una inversión a largo plazo.

Intentar hacerse rico rápidamente invirtiendo en bolsa suele llevar a todo lo contrario ya que la ambición y las prisas suele hacernos tomar decisiones demasiado arriesgadas que pueden hacernos perder mucho dinero, en vez de ganar mucho dinero. Pero obtener una rentabilidad que permita complementar el sueldo (o sustituirlo), asegurar una jubilación o incluso adelantarla, eso no es tan difícil. Es cuestión de tiempo, estrategia y disciplina.