¿Es un buen momento para invertir en bolsa?

Al hacer esta pregunta, seguramente estamos pensando en los precios del petróleo, en la inestabilidad del Medio Oriente, en las locuras del dictador de Corea del Norte o en la incertidumbre que ha generado el recientemente nombrado presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Sin embargo, si analizamos el pasado en el entorno mundial, siempre ha habido algo que parece empañar el panorama y aun así, los resultados de las bolsas de valores siguen siendo positivos a largo plazo.

Es verdad que con frecuencia vemos que el principal índice bursátil tuvo una caída y en la prensa generalmente se hace más ruido cuando esto sucede que cuando hay un alza considerable.

La realidad de las cosas suele ser que, a pesar de las bajadas que se producen, si se tiene en cuenta el largo plazo, invertir en bolsa resultan con atractivos rendimientos, es por eso que hago hincapié en el tema del largo plazo.

Razones a favor de invertir en bolsa.

A continuación, plantearemos cinco argumentos por los que consideramos que sí es un buen momento para invertir en bolsa:

1) Rendimiento. Si revisamos los principales índices a nivel mundial, encontraremos que todos ganan por encima de la inflación de su país y por encima también del rendimiento del dinero, si ese dinero se tiene invertido en instrumentos bancarios de ahorro o renta fija.

2) Liquidez. Generalmente, las empresas con alto valor de capitalización, son muy demandadas en el mercado, esto permite que, si eres propietario de acciones de este tipo de empresas y requieres venderlas para hacerte de liquidez (recuperar el dinero que has invertido), lo puedes hacer muy fácilmente, sin las complicaciones que puede tener, por ejemplo, la venta de un inmueble, además, la venta del inmueble se tiene que hacer por el valor completo del mismo, en cambio las acciones, podemos decidir qué cantidad vender y qué cantidad conservar.

3) Facilidad. Hoy en día invertir en bolsa es sumamente sencillo, podemos hacerlo directamente por internet, en cuestión de segundos o bien a través de operadores de fondos o casas de bolsa, que además proporcionan asesoría sobre qué tipo de valores comprar o vender. Aunque esto puede ser un arma de doble filo, ya que esa misma facilidad nos puede hacer tomar decisiones impulsivas y poco meditadas. Para evitar esto es fundamental que elaboremos nuestra propia Estrategia de Inversión.

4) Diversificación. Como dice la sabiduría popular, nunca hay que poner todos los huevos en una sola cesta y esta es una recomendación que es fundamental cuando estamos pensando en invertir en bolsa. Si elegimos fondos de inversión, estos están muy estudiados y las empresas que los componen pertenecen a giros y sectores muy variados e incluso, muchos de ellos tienen también papeles de deuda gubernamental, ahora bien, si invertimos en acciones de manera directa, lo recomendable más frecuente por muchos asesores es elegir un 70% en valores de renta fija y 30% en valores de renta variable.

5) No se requiere una gran cantidad de dinero para invertir. A diferencia de lo que sucedía hasta hace pocos años, en que era necesario invertir fuertes cantidades de dinero para poder participar en bolsa, hoy la realidad es completamente diferente. Esto es otra ventaja que tiene la inversión en bolsa sobre la compra de inmuebles, en la que si se requiere de una fuerte cantidad para invertir.

Sin embargo, no todo ventajas a la hora de invertir en bolsa. Los anteriores argumentos pueden ser muy válidos para muchas personas, pero no para todas, por eso, también es importante valorar algunos contras que enumeramos a continuación.

 

Razones en contra de invertir en bolsa:

1) Riesgo. Invertir en bolsa supone un riesgo indiscutible. Existen fómulas y ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN que buscan minimizar ese riesgo, pero no existe la seguridad al 100 por 100. Rentabilidad y riesgo, riesgo y rentabilidad son los factores que uno debe tener en cuenta. Normalmente las inversiones más seguras son menos rentables, y las más rentables son más arriesgadas. Qué nivel de riesgo es aceptable es una decisión a la que cada inversor debe enfrentarse.

 

2) Plazo de tiempo. El tiempo es un factor determinante en la bolsa. A mayor plazo de inversión suele haber más seguridad. Aunque no es el único factor. Pero sí lo que queremos es un retorno de inversión rápido, quizás invertir en bolsa no sea la mejor opción. Ya que buscar ganancias rápidas hace que nos arriesguemos más de lo aconsejable. Normalmente para ver resultados satisfactorios en las inversiones en bolsa, debemos hacernos a la idea de que los frutos no llegarán pronto, salvo algunas excepciones, solo veremos resultados positivos si invertimos a mediano y largo plazo.

3) Esfuerzo añadido. Invertir en bolsa puede ser gratificante, pero también puede ser frustrante, no es un juego, como ya dijimos, se corre riesgo, es muy recomendable siempre estar asesorados por expertos y estar enterados de los acontecimientos del entorno para evitar sorpresas desagradables. Cualquier inversor, utilice la estrategia de inversión que utilice, necesita dedicar tiempo a estar informado sobre la actualidad, a formarse sobre FINANZAS PERSONALES, sobre economía, etc.

4) Fraudes. Otro punto sumamente importante es estar muy seguro de a quién le entregamos nuestro dinero cuando invertimos, tanto si lo hacemos por internet, tener cuidado de no caer en páginas apócrifas, especialmente dedicadas al fraude cibernético o si es con un operador de valores, que sea una empresa reconocida, con experiencia, con inmuebles propios, que no sea probable que pueda desaparecer de la noche a la mañana. Hay que tener muy presente que existen chiriguitos financieros poco recomendables que conviene evitar.

 

Conclusión

Existen países desarrollados donde una gran parte de la población invierte en la bolsa de valores, en Estados Unidos, por ejemplo, el 65% de la población tiene algún tipo de inversión en bolsa, sin embargo, hay países en los que solo un 1 o 2% de la población lo hacen, sin embargo, la tendencia va al alza.

Independientemente de la incertidumbre, de las guerras, de las crisis, las bolsas se recuperan, por eso, no resulta conveniente tener prisas a la hora de invertir.

Los argumentos en contra que hemos planteado, son también muy válidos para muchas personas, algunas porque no les gusta correr riesgos, otras por miedo a los posibles fraudes y en muchos otros casos porque quieren ver resultados de manera inmediata, quién se encuentre en alguna de estas circunstancias, tal vez sea mejor que no lo intente.

Como en la mayoría de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida, existen pros y contras, ventajas e inconvenientes. Invertir o no hacerlo es una elección personal que depende de muchas circunstancias. No es recomendable que sea un decisión tomada a la ligera.

Deja un comentario